En esta página encontrará información interesante relacionada con el entrenamiento hipopresivo.

 

Sistema Respiratorio

"Ejercita tus pulmones, libera tu diafragma y limpia tu sistema respiratorio"

Al comenzar a practicar Pilates se producen una serie de adaptaciones morfológicas y funcionales, que nos hacen sentir bien y mejoran nuestra salud. Desde un punto de vista psico-biológico, practicar Pilates mejora nuestros sistemas funcionales del aparato locomotor, del sistema cardio-vascular, del sistema respiratorio, del nervioso y endocrino y del metabolismo.

La práctica de Pilates nos ayuda a incrementar la fuerza y la elasticidad de toda la musculatura respiratoria, del diafragma, los abdominales y los intercostales. El control eficiente de la respiración durante la ejecución de los ejercicios debe ser algo absolutamente integrado en Pilates, facilitando el movimiento y también incrementando la elasticidad de los músculos respiratorios y de los ligamentos. Con ello logramos aumentar la capacidad vital de la persona, mejorando su frecuencia ventilatoria; ésta disminuirá cuando se realicen trabajos máximos y ejercicios de alta intensidad.

 

 

 

Incontinencia y suelo pélvico

La incontinencia urinaria entre mujeres al correr o saltar es mucho más frecuente de lo que puedas imaginar a pesar del secretismo y tabú con el que se lleva habitualmente.

 

Con los datos que se tienen se calcula que cerca del 50% de mujeres que han tenido partos vaginales sufren pérdidas de orina durante el posparto.

El parto vaginal duplica las probabilidades de sufrir alguna disfunción del suelo pélvico

Hay datos que revelan que más del 50% de las jugadoras profesionales de tenis sufren síntomas de incontinencia urinaria porque está demostrado que, mientras ciertos deportes pueden generar hiperlaxitud de ligamentos, hay otros que provocan hiperpresión abdominal.

Deportes como correr, jugar al pádel o al tenis y ejercicios que impliquen saltos, como los burpees, el CrossFit, etc. tienen un impacto directo y muy fuerte en el suelo pélvico.

 

 

La incontinencia urinaria de esfuerzo entre mujeres que practican deporte no debe ser considerada “normal y habitual”, sino que debe ser tratada igual que se tratan con preocupación y seriedad otras lesiones y se intentan prevenir para poder continuar con la práctica de ese deporte ya que dejar de practicar tu deporte favorito tampoco es la solución, más aún cuando los múltiples beneficios físicos y psíquicos que proporciona la práctica habitual de deporte están más que demostrados.

 

En un principio puede no parecer grave tener, a veces, un pequeño escape de orina, pero piensa que un suelo pélvico debilitado sometido habitualmente a hiperpresiones, impactos y malas posturas puede desembocar en un prolapso de órganos pélvicos y entonces puede ser ya demasiado tarde para dar marcha atrás.

 

¿Qué debes hacer entonces si tienes incontinencia urinaria al correr o al saltar?

Lo primero es no sentirte sola, avergonzada o culpable o, todo lo contrario, aceptarlo como algo normal porque he sido madre, porque a mi madre también le pasó, porque practico deportes de impacto, etc.

 

No lo ignores, ni te lo tomes como algo normal y con lo que vas a tener que convivir, debido a x motivos o circunstancias.

Llevar una compresa puede ser una “solución” a corto plazo, pero tu objetivo debe ser superar tu incontinencia y no volver a tener ningún escape de orina.

 

1º Busca un profesional especialista en este tema.

La fisioterapia de suelo pélvico es la primera opción que debes considerar, sin descartar otras alternativas según tus síntomas.

 

Hay cientos de investigaciones realizadas por prestigiosas instituciones que demuestran el altísimo grado de éxito y mejoría sin medicina ni cirugía, sólo con la fisioterapia de rehabilitación del suelo pélvico.

 

¡Ojo! los ejercicios de Kegel aislados no suelen ser la solución porque el suelo pélvico no funciona aisladamente.

 

Por una parte hay una gran cantidad de mujeres que no saben contraer correcta y aisladamente estos músculos si no que contraen otros (glúteos o abdominales) y, por otra, estos ejercicios se enfocan en una parte muy pequeña del conjunto global de elementos implicados en la salud del suelo pélvico y no siempre su práctica como único remedio es lo más indicado.

Debe ser un especialista, ya sea ginecólogo, urólogo, proctólogo, fisioterapeuta, etc. quien compruebe que todo ese conjunto de elementos está en condiciones adecuadas de garantizar un correcto funcionamiento del suelo pélvico.

Entender la relación del suelo pélvico con los músculos del core, con el diafragma, conocer la importancia de la corrección postural, saber identificar los músculos concretos que hay que trabajar, comprobar que los esfínteres, la vejiga o los intestinos funcionan correctamente, descartar motivos hormonales (menopausia, progesterona, posparto) o endocrinos, es parte del trabajo global de diagnóstico que, junto a nuestro especialista, debemos conseguir para lograr una rehabilitación adecuada del suelo pélvico.

 

2º Entrena tu core con técnicas hipopresivos

 

Estas técnicas están demostrando resultados muy positivos tanto en la corrección postural como en el fortalecimiento y recuperación del suelo pélvico por su incidencia en todos los músculos que forman el core.

 

 

 

Se consciente de que con unas clases o sesiones no ha terminado el problema, porque esto no es un resfriado que se quite con una cajita de pastillas.

El trabajo del suelo pélvico debe integrarse en nuestras vidas como un hábito de salud más.

 

Continúa con el fortalecimiento de tu suelo pélvico en casa.

 

3º  Trucos para reducir el impacto sobre el suelo pélvico al correr

En resumen, estos son los aspectos esenciales que deberías considerar:

Evitar los terrenos duros como el asfalto o los carriles bici.
Aumentar la cadencia a unos 180 pasos (90 cada pie) por minuto.
Evitar caer sobre el talón.
Evitar las cuestas abajo.
Reducir la distancia de carrera.
Llevar zapatillas que se adapten a la pisada.
Cuidar la postura.
Evitar el sobrepeso.
Contrarrestar el impacto y las hiperpresiones de cualquier deporte con ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico.
Entrenar el core con ejercicios hipopresivos, Low Pressure Fitness o con un entrenador personal cualificado que conozca tus circunstancias y adapte tu entrenamiento para que no resulte lesivo.

 

Estas son, en definitiva, todas las técnicas y productos que, de momento, conocemos para afrontar, de manera general, una incontinencia urinaria de esfuerzo.

Recuerda siempre que la información que se ofrece debes considerarla únicamente como información general y de ninguna manera debe ser tomada como sustitutiva del consejo médico o información sobre tu condición física particular.

Por ello y por tu salud y bienestar, te recomendamos que siempre consultes con tu especialista quien debe ayudarte a elegir el mejor método complementario al tratamiento que él te prescriba, de cara a poder continuar dicho tratamiento en tu casa y en el largo plazo.

 

 

 

Fuente: En suelo firme.

 

 

Conciencia corporal

La esencia de la conciencia corporal reside en escuchar a nuestro cuerpo, cuando realmente escuchamos lo que sentimos aumenta el control y nuestro sentido perceptivo también aumenta buscando ser cada vez mas exigente.

Cuando escuchas con tu cuerpo, vives tu propia experiencia interior. 

 

 

Nueva presencia en Internet

A partir de ahora, podrá consultar todo lo que desee acerca de Hypopressive Workout y nuestra oferta también en Internet. Esperamos su visita a nuestra página.

Contacto

Hypopressive Workout

Calle Isaac Albeniz

Colmenar Viejo

 

Correo electrónico: aloha@hypopressiveworkout.com

 


También puede llamarnos al teléfono: +34 659599900+34 659599900 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Nuestra oferta

¿Desea conocer mejor nuestra oferta? En nuestra sección de servicios obtendrá información detallada.

 

 

Hypopressive Workout y redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© HYPOPRESSIVEWORKOUT